Especialidades y Servicios

Volver

Ergometria

La cardiología inserta dentro de la medicina preventiva, adquiere suma importancia en el diagnóstico precoz de estados premórbidos.

El concepto general de salud y el rendimiento cardiocirculatorio se encuentran en relación natural directa, por lo tanto una merma en ese rendimiento puede ser interpretada como síntoma temprano de enfermedad.
El ejercicio es un stress fisiológico usado para detectar anormalidades cardiovasculares no presentes en reposo y para determinar una adecuada función cardiaca.

El test de esfuerzo o ergometría es uno de los exámenes no invasivos realizados con mayor frecuencia para estudiar a pacientes con sospecha de cardiopatías.
Durante el ejercicio se produce un aumento de los requerimientos de oxígeno  por parte del músculo esquelético y cardíaco (aumento de la demanda), lo que desencadena mecanismos para aumentar la oferta de oxígeno, la que aumenta hasta 10 veces el valor basal. La ergometría nos brindará pistas fáciles para interpretar esa respuesta (frecuencia cardiaca, presión arterial, tiempo de ejercicio, cambios en el electrocardiograma, síntomas, etc)

La utilización de la ergometría en la población asintomática se realiza de acuerdo a la estimación del riesgo cardiovascular.

La población  de bajo riesgo (36%) tiene un riesgo absoluto de evento del 5 al 6 % a 10 años, son las personas jóvenes, sin factores de riesgo cardiovascular ni antecedentes familiares. La población de alto riesgo (25%) (añosos, diabéticos o con múltiples factores de riesgo) tienen un riesgo de evento del 2 al 3% anual. La población de riesgo moderado o intermedio, 40%, son los que más se beneficiaran  con la estratificación de riesgo  a través de métodos complementarios, sugiriéndose la realización de una ergometría entre uno y dos años.

">