Especialidades y Servicios

Volver

Cirugía bariátrica y obesidad

La obesidad es una enfermedad, crónica, metabólica e inflamatoria caracterizada por un exceso de grasa corporal cuya distribución condiciona el riesgo de desarrollo de enfermedades asociadas que generan deterioro en la calidad y expectativa de vida.

Algunas enfermedades relacionadas al exceso de peso:

  • Diabetes.
  • Hipertensión arterial.
  • Apneas del sueño.
  • Asma.
  • Colesterol o triglicéridos elevados.
  • Enfermedades Cardíacas.
  • Hígado graso (puede evolucionar a una cirrosis aunque el paciente no haya tomado alcohol).
  • Lumbalgia.
  • Cervicalgia.
  • Síndrome de ovario poliquísitico, infertilidad.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Incontinencia Urinaria.
  • Depresión.
  • Cáncer (existe evidencia que determinados canceres están vinculado a la obesidad, ej:
  • Endometrio, mama, colon, células clara de riñón, entre otros).

De esta definición se desprende la necesidad de tatar de forma efectiva la obesidad y dejar de lado su tratamiento por consideraciones estéticas. Teniendo en cuenta la baja efectividad de los tratamientos clínicos a largo plazo, la cirugía bariátrica surge como la mejor alternativa de tratamiento para los pacientes cuyo índice de masa corporal sea igual o superior a 40, brindando una alta tasa de descenso de peso y resolución de comorbilidades.

El síndrome metabólico y la cirugía bariátrica

El síndrome metabólico se caracteriza por la combinación de una serie de factores de riesgo clínico que afectan al paciente, como la obesidad abdominal, alteraciones de grasas como el colesterol y/o triglicéridos en la sangre (displipemias), hipertensión arterial, dificultad en la acción de la insulina (resistencia a la insulina), trombosis e inflamación.
Cuando estos factores se asocian a un índice de masa corporal igual o mayor a 35 tiene indicación la cirugía bariátrica.

Mecanismo de acción de la Cirugía Bariátrica

Las cirugías promueven el descenso de peso por varios mecanismos de acción. Dependiendo de la técnica, puede ser por: restricción (achicar el tamaño del estómago), mala absorción (saltar 2 de los 7 mts de intestino que existen), disminución de ciertas hormonas relacionadas al apetito (grelina) y aumento de otras hormonas relacionadas a mejorar el metabolismo y la función de los vasos sanguíneos (incretinas como GLP1, GYY).

Beneficios de la cirugía

Los beneficios dependerán de la técnica quirúrgica que se realice. En general, el descenso de peso es exitoso. Se obtiene un porcentaje aproximado de descenso del 68 al 85% (diferencia significativa, si se la compara con el tratamiento no quirúrgico que solo es del 5% en el mayor de los casos). Además, se produce una resolución o mejoría de la diabetes del 85%; de la hipertensión en un 70%;  la dislipemia un 85%;  el hígado graso en un 90%; y la apnea del sueño en un 95%. Esto aumenta la expectativa de vida en 8 años en el varón y 12 años en la mujer.

">