Novedades

Feliz día de la enfermería 2019

Actualidad // Sábado 11 de Mayo de 2019

Compartir:

Este año, Sanatorio Argentino destaca a sus enfermeros a través de la historia de 4 jóvenes que apuestan a la enfermería, una profesión de amor y servicio.

Una profesión que nació sin pensarlo

Victor Gómez (44 años) forma parte del equipo de Pediatría del sanatorio y llegó a ese lugar sin planearlo. Porque cuando empezó a estudiar eligió profesorado de historia, pero dejó para comenzar a trabajar porque su papá enfermó. Trabajó en diferentes lugares y especialmente recuerda la época en que fue vendedor de helados.

Cuando tuvo otra posibilidad de estudiar, eligió enfermería. “La primera vez que me sentí enfermero fue en las prácticas. Tengo la bendición de trabajar con niños y también se trabaja con los padres. Es muy valioso para mí que me confíen algo tan importante como un hijo, aseguró.

Víctor conoce la importancia de los hijos porque tiene cuatro: Camila, Carolina, Ramiro y Clarita. “Uno deja de lado su familia para trabajar y a veces pasamos más de 12 hs corridas entre un trabajo y otro”.

También se desempeña en el Hospital Rawson, en el sector de puericultura “pero prefiero a los niños, con ellos puedo interactuar, con el bebé estoy dando mis primeros pasos recién y es distinto”, aseguró.

En cambio en Pediatría se dedica hace 16 años y afirma que también destaca su equipo de trabajo: “estoy orgulloso de pertenecer a este equipo”.

Desde Calingasta a la ciudad por la enfermería

Oscar Contreras (25 años) es un calingastino que se mudó cerca de la universidad para prepararse en Enfermería, sin saber que se convertiría en uno de los enfermeros “consentidos” de Neo, así lo definen sus compañeras de la terapia de Sanatorio Argentino.

En un principio vivió con su tía y luego vino a acompañarlo una hermana. Si bien le gustaba Farmacia, se inclinó por la enfermería y hoy asegura que no se arrepiente.

“Yo entré un poco con miedo porque la mayoría son mujeres pero es un grupo muy lindo, se cuentan todo, comparten emociones del día a día y no hay competencia. Se cuidan mucho entre ellas”, contó Oscar.

Agrega a su historia que no pensaba que iba a poder desenvolverse en Neo pero “dejé el CV en la mañana y me llamaron. Ahora sé que el bebé es mi paciente, prefiero al bebé”, afirmó con una sonrisa.

Con la convicción desde la niñez

Fernando Echegaray (23 años) es un joven que desde niño tenía la convicción de ser Enfermero. “Cuando tuve que estar internado miraba el trabajo de los enfermeros y sabía que quería hacer eso”, dijo el enfermero de Internado de Sanatorio Argentino.

El joven combina la manera de trabajar sin dejar de capacitarse porque una vez a la semana viaja a Mendoza para avanzar con la Licenciatura en Enfermería. Allí prepara su tesis sobre “Código Rojo, cómo afecta el conocimiento del enfermero”.

Fernando celebra el lugar en el que está y el equipo del que forma parte: “Cuando tenemos guardias con mucha gente se percibe lo organizado que está el grupo y la responsabilidad que tiene cada uno. Estamos ya muy organizados”, indicó.

Enfermero apasionado por las cirugías

Facundo Varela (22 años) es el joven Enfermero Universitario de Quirófano, quien con apenas 22 años participa en diferentes intervenciones. “Me preguntaron qué sector me interesaba y yo elegí Quirófano, porque las materias de la facultad relacionado a lo quirúrgico fue a las que más onda les puse”, contó entusiasmado.

La enfermería le interesó por su hermana Giselle (26) que es enfermera, “ella me contaba lo que hacía en su trabajo y me encantaba”. Ahora comparten la pasión y mencionó que se hacen llamados por teléfono para comentarse asuntos y prácticas del trabajo de cada uno.

En cuanto a las cirugías mencionó que tiene participación en cesáreas e intervenciones traumatológicas y cirugías generales.  

Actualmente continúa con sus estudios en la UNSJ para convertirse en Licenciado en Enfermería.

 

¡¡Feliz día para todos los enfermeros y enfermeras de Sanatorio Argentino!!

">